supernova

supernova

jueves, 10 de marzo de 2016

La Diputación de Málaga celebra en Periana la segunda reunión provincial para la implantación del Plan Provincial de Prevención de Adicciones en Adolescentes.

La primera sesión tuvo lugar el pasado jueves, en el muicipio de Torrox.
La Diputación de Málaga efectuará este programa en los municipios malagueños de menos de 20.000 habitantes.


10/03/2016 - www.malaga.es
La Delegación de Servicios Sociales y Centros Asistenciales de la Diputación Provincial de Málaga, ha celebrado en Periana la segunda reunión correspondiente al proceso de implantación del Plan Provincial de Prevención de Adicciones en Adolescentes en los municipios de menos de 20.000 habitantes de la provincia.
Tras el encuentro celebrado el pasado jueves en Torrox, la segunda reunión se celebró ayer miércoles, 9 de marzo, en Periana y  estuvo presidida por el alcalde de Periana, Rafael Torrubia, y Antonio Arroyo, de Alfarnatejo, quienes han estado acompañados por los profesionales de los Servicios Sociales Comunitarios de la Diputación,   los responsables de los centros educativos, colegios e institutos, responsables del centro de salud, representantes del tejido asociativo, cuerpos y fuerzas de seguridad y dispensadores de alcohol.
El encuentro se ha llevado cabo con el fin de informar a las instituciones y agentes sociales correspondientes de la situación actual respecto al consumo de alcohol, tabaco y cannabis de los adolescentes de los municipios malagueños, así como para coordinar actuaciones dirigidas a la prevención del abuso y la dependencia del alcohol y drogas en adolescentes.
La reunión  comenzó con la presentación del estudio ‘Análisis epidemiológico del consumo de alcohol y otras drogas en la población escolar de la Zona Este de la provincia de Málaga’, realizado por el Centro Provincial de Drogodependencias de la Diputación de Málaga junto con la Facultad de Medicina de la Universidad de Málaga.
Dicho estudio obtuvo algunos datos preocupantes, como que el 40,6% de los escolares de primero y segundo de ESO reconoció haber probado el alcohol alguna vez en la vida. Además, el 35,7% de los que han tomado alcohol alguna vez, también se ha emborrachado. Por su parte, el 20,1% de este grupo de alumnos de entre 12 y 14 años también afirmó haber consumido tabaco en alguna ocasión, mientras que el 8,2% confesó haber hecho lo propio con el cannabis, porcentaje que se eleva considerablemente en el grupo comprendido entre los 15 y 18 años (desde 3º de ESO hasta Bachillerato), alcanzando un 24,9%.
Otras conclusiones relevantes que se extraen del estudio son que el 80% de los alumnos de entre 15 y 18 años admite haber tomado bebidas alcohólicas, siendo la gran mayoría, el 71’1%, los que admiten acabar emborrachándose. También resulta llamativo el 34,2% de alumnos de este grupo que afirmó haber consumido tabaco en algún momento.
La diputada de Servicios Sociales y Centros Asistenciales, Lourdes Burgos, afirmó que  “prevenir las adicciones en adolescentes es una de las grandes prioridades dentro del plan de acción de la Delegación de Servicios Sociales y Centros Asistenciales de la Diputación de Málaga, un asunto que estamos seguros de que pronto, con este plan de prevención, cosechará una mejoría importante”. Por ello, en el segundo punto del día de la reunión, se trató la constitución de los grupos de trabajo para la implementación del Plan Provincial de Prevención de Adicciones en Adolescentes en los ámbitos comunitario y educativo, así como el diseño y planificación de las actividades a desarrollar por dichos grupos de trabajo.
Este plan provincial se desarrollará siguiendo tres líneas de prevención claramente definidas, que serán ambiental, selectiva e indicada. La prevención ambiental se llevará a cabo a través de actuaciones orientadas a responsabilizar a la población sobre la necesidad de cumplimiento de la normativa vigente en materia de alcohol y drogas para menores. Por su parte, la prevención selectiva estará orientada a la detección de grupos de riesgo por consumo problemático de alcohol/tabaco/cannabis en la población adolescente, con intervenciones grupales breves. Finalmente, a partir del riesgo detectado a nivel individual, se desarrollará una prevención indicada, que consistirá en intervenciones breves, terapias breves o derivación a tratamientos si fuese preciso.
Burgos insistó en que “resulta fundamental lograr la sensibilización y la formación de padres y madres en las competencias educativas necesarias para la reducción de riesgos. Además de poder contar con la ayuda de las diferentes instituciones y agentes sociales de los municipios, especialmente de aquellos relacionados con la Cultura y Educación, Salud, Juventud, Seguridad Ciudadana y Servicios Sociales”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario