supernova

supernova

miércoles, 3 de mayo de 2017

Presentación del libro "DEVOCIÓN, TRADICIÓN Y SENTIMIENTO" escrito por José Manuel Frías Raya.


XII ENCUENTRO NACIONAL DE HERMANDADES Y COFRADÍAS DE SAN ISIDRO Y SANTA MARÍA DE LA CABEZA

PRESENTACIÓN DEL LIBRO
SAN ISIDRO EN PERIANA: DEVOCIÓN, TRADICIÓN Y SENTIMIENTO
ESCRITO POR JOSÉ MANUEL FRÍAS RAYA

I

            Buenos tardes a todos y bienvenidos a Periana. El pueblo que se siente encantado con vuestra presencia. El pueblo donde a San Isidro se le echa trigo. El pueblo que posiblemente tenga la procesión más lenta del mundo. El pueblo que todos los días del año huele a San Isidro.

SAN ISIDRO Y PERIANA.
PERIANA Y SAN ISIDRO.
BINOMIO VITALICIO.
POR LOS SIGLOS DE LOS SIGLOS.
    
     El cambio de horario y ubicación – la iglesia en lugar de la carpa- para la presentación del libro, me ha favorecido doblemente, ya que nunca puede imaginar que tuviera la dicha de que San Isidro, acompañado de su esposa, Santa María de la Cabeza, acudiera a su presentación. Y que todos los asistentes al acto posean ya un ejemplar del mismo.
        Os voy a contar como se gestó este libro. Todo empezó hace algo más de dos años, concretamente el sábado 18 de abril de 2015, cuando los asistentes al X ENCUENTRO NACIONAL DE HERMANDADES DE SAN ISIDRO Y SANTA MARIA DE LA CABEZA, celebrábamos cena de hermandad en el hotel NH Canciller Ayala de Vitoria-Gasteiz. Yo charlaba animadamente con algunos paisanos, cuando José María Camacho González, el hermano mayor de la Hermandad de Periana, se me acercó y me dijo que fuera pensando en escribir algo para nuestro encuentro, ofreciéndome de manera simbólica este bolígrafo.
Lo habitual, en estos casos, sería decir que su propuesta me cogió por sorpresa, mentiría si hiciera tal aseveración. Puesto que desde que desde que comencé a colaborar en la revista ALMAZARA y en el blog PERIANA y PEDANIAS de Gema Frías Luque, han sido numerosos los escritos que he publicado, teniendo como protagonista a San Isidro Labrador. Así, que la petición del presidente de mi hermandad la consideré como la cosa más normal del mundo y acepté inmediatamente.
Al instante, un manantial de ideas surgió en mi mente y  conforme brotaban se las iba exponiendo a José Manuel Fernández Ortiz, tesorero y archivero de la Hermandad de Periana, sentado a mi derecha. Ni en siete vidas octogenarias que viviera tendría tiempo suficiente para investigar y escribir todo lo que concebí aquella noche sobre el Santo Madrileño.

Adquirido el compromiso tenía muy claro que debía escribir sobre San Isidro, pero algo confuso el asunto a tratar. Hice un listado de los posibles temas y comencé a documentarme. Las cuestiones iniciales integradas por una docena, quedaron limitadas a tres: SAN ISIDRO EN LAS BELLAS ARTES, SAN ISIDRO EN ÁMERICA y LOS PUEBLOS DE MÁLAGA CELEBRAN A SAN ISIDRO.  Sobre este último, decir que pocas provincias españolas festejan a San Isidro tanto como Málaga, que yo tenga conocimiento se hace en veinticinco pueblos, y algunas pedanías.  Dudaba por cuál de ellos decidirme, los tres me parecían apasionantes. Para poner fin a mis titubeos y comenzar a trabajar seriamente, pedí opinión a Javiercompañero de trabajo de toda la vida y primer lector de mis escritos-. Tras exponerle detalladamente mis planes, me preguntó si pretendía hacer una tesis doctoral para ser evaluado por el tribunal calificador con sobresalientecum laude, tesis que daría lugar a un libraco que a poca gente interesaría y menos leerían, o si, por el contrario, mi objetivo era escribir sobre temas isidriles, atractivos para cualquier lector y, sobre todo, para los miembros de las hermandades y cofradías asistentes al encuentro. Como es de suponer, me decanté por la segunda opción y me dijo que me olvidase de todo lo proyectado, debía limitarme a elaborar un libro donde tuviese cabida lo que ya había publicado sobre San Isidro, complementándolo con otros escritos. Nos ensalzamos en  una apasionante discusión, pero me dejó sin argumento al decirme que a los asistentes al encuentro le interesa, sobre todo, conocer la  forma como vive, siente y festeja a San Isidro el pueblo de acogida y eso es lo que yo había hecho en mis escritos.


Durante varios días estuve dándole vueltas a las acertadas palabras de Javier, y llegue a la conclusión de que el camino que me había sugerido era el más indicado y así fue como nació esta publicación titulada:

SAN ISIDRO EN PERIANA

DEVOCIÓN, TRADICIÓN Y SENTIMIENTO

II

Si esta publicación fuese una novela os diría que la componen cincuenta y un capítulos. Comienza con un prólogo justificativo y finaliza con un escrito titulado Llegó el año del encuentro.  A continuación del prólogo he insertado una cronología de los encuentros, desde el primero organizado en el año 2006 por la Hermandad de San Isidro de los Palacios y Villafranca de Sevilla, al XII que celebramos estos días en Periana. Incluso me he atrevido a componer unos versillos dedicados a los encuentros.
Pueblos hermanados
en fe y tradición,
siendo San Isidro
quien lo propició.

Encuentros que tengo la absoluta seguridad de que, aunque ninguno de los aquí presente viviremos para contarlo, llegaran a ser centenarios. Porqué mientras que el mundo sea mundo, y sigan existiendo los pueblos presentes en este encuentro y muchos otros hoy ausentes, que se incorporaran con el pasar del tiempo, tanto españoles como de otros lugares del mundo, que lo tienen como Patrón o celebran al Santo Madrileño, San Isidro seguirá estando vivo. Vaya desde aquí mi homenaje, admiración y afecto a los que tuvieron la idea y pusieron en marcha estos encuentros.

III

Imagino que muchos de ustedes antes de emprender viaje, habrán entrado en Internet para informarse de cómo es Periana, el pueblo que se siente dichoso con vuestra presencia y gustosamente os acoge. En la publicación hay un apartado titulado ASI ES PERIANA, donde cuento como es mi pueblo. Escuetamente os diré que Periana es un municipio joven, su fundación data del año 1761. En la actualidad lo pueblan unos 3.300 habitantes de los que más de 400 son extranjeros. La máxima población la alcanzó en el año 1960 cuando superó los 6200 habitantes.

Periana es un pueblo eminentemente agrícola, que basa su economía en el excelente aceite verdial que dan sus olivos centenarios y milenarios. Hace años tuvo mucha importancia el  melocotón de Periana, afamado a nivel nacional e internacional, desgraciadamente, debido la escasez de agua, hoy su producción es casi testimonial. En los últimos años el turismo y la producción de frutas tropicales están comenzando a tener importancia en la economía local.

IV

Como es de suponer en esta publicación había  que dedicar un espacio a los que han hecho posible que hoy nos encontremos aquí, a la jovencísima HERMANDAD DE SAN ISIDRO LABRADOR DE PERIANA. Los origines de la misma datan del año 2011, cuando un grupo de Mayordomos de San Isidro se desplazaron a Madrid para asistir al VI ENCUENTRO DE HERMANDADES DE SAN ISIDRO Y SANTA MARÍA DE LA CABEZA. Ahí brotó el germen que daría lugar a su nacimiento. Desde entonces han trabajado mucho, muchísimo y muy bien, pareciendo imposible que en tan poco tiempo, hayan podido hacer tantas cosas. Siendo al día de hoy la institución más querida, admirada y valorada de Periana.

V

Periana no se concibe sin San Isidro. Para la mayoría de los perianenses San Isidro es como un miembro más de la familia, y en casi todos los hogares del pueblo, y de los perianenses que viven  en otros lugares, al igual que hay fotografías de los seres queridos, ocupando un lugar preferencial, hay una imagen del Patrón de Periana. Yo me acuerdo que siendo niño, cuando me sentaba a la mesa para comer lo tenía frente a mí, era una estampa sacada de un almanaque enmarcada en un cuadro.  

Decía que Periana no se concibe sin San Isidro. Decir Periana es decir San Isidro y decir San Isidro es decir trigo. PERIANA - SAN ISIDRO - TRIGO. Trío perpetuo e indisoluble. Periana es conocido por ser el pueblo donde a San Isidro, cuando sale en procesión el quince mayo, se le echa trigo, trigo que llega a superar los 40.000 kilos.

Todos los quince de mayo
en Periana llueve trigo
al procesionar un Labrador
de nombre llamado Isidro.

Trigo para el Labrador.
Trigo para San Isidro.
Trigo para el Patrón.
En Periana llueve trigo.

Sobre los orígenes de esta tradición que singulariza a Periana se ha hablado mucho y nada se ha escrito. Yo llevo desde el año 1969, investigando sobre el tema en hemerotecas, archivos y bibliotecas y no he descubierto nada. Así que os voy a contar una historia que a mi me contó mi abuelo cuando yo era un niño.  Los agricultores que tenían hazas sembradas de trigo, cuando la procesión de San Isidro pasaba por la puerta de sus casas, les ofrendaban un manojo de quince espigas, cogidas ese mismo día. Un año no llovió nada en los campos de Periana cuando tenía que llover y, como consecuencia de ello, no nació la siembra.  Llegó el quince de mayo, San Isidro procesionó por las calles del pueblo y debido a la falta de lluvia cuando era imprescindible, no había espigas para ofrecerle. Al pasar por delante de la vivienda de un labrador, éste les pidió a los portadores de las andas que aproximaran el Santo a su balcón y vertió sobre Él un cuartillo  de trigo (algo más de un kilo). El año siguiente llovió como Dios manda y los sembrados dieron sus frutos, pero a la procesión de San Isidro no se le volvió a ofrecer espigas, éstas fueran sustituidas por trigo. Al preguntarle a mi abuelo, nacido en el año 1892, si él había sido testigo de aquel acontecer, me dijo que no, que a él se lo habían contado sus mayores y que venia de muy antiguo. Aquel año en el que la lluvia no llegó en el momento adecuado para hacer nacer la siembra, en Periana se pasó hambre, mucha hambre, pero como consecuencia de ello nació la imperecedera costumbre de echarle trigo a San Isidro. Yo estoy convencido que este es el origen de esa tradición única que caracteriza a Periana.

VI

Con el paso del tiempo el cuartillo de trigo inicial se ha convertido en los más 40.000 kilos, que los perianenses ofrendan cada año a su Patrón en agradecimientos por los favores alcanzados o pedidos. Los perianenses somos muy pesados y al bueno de San Isidro debemos tenerlo algo cansado porque para casi todo nos acordamos de él. Tengo la plena seguridad que el 100 por 100 de los perianenses –de nacimiento o adopción- en algún momento apurado de nuestras vidas nos hemos acordado de San Isidro y le hemos pedido algo, haciéndole la promesa de echarle trigo. ¿Cuánto trigo se ha prometido al Patrón de Periana ante el familiar postrado en el lecho del dolor, en las salas de espera de los quirófanos, antes del nacimiento de un hijo, cuando se busca trabajo o se hacen exámenes? Siendo numerosísimos los perianenses que viviendo fueras de sus larestanto en España como en el extranjero-, todos los años, el quince de mayo, vuelven a su pueblo para echarle trigo al Patrón o le encargan a algún familiar o allegado que lo haga en su nombre. En la actualidad las promesas se cuantifican en sacos de trigo. Antaño había quién le prometía a San Isidro ofrendarle un número determinado de kilos de trigo y si debido a su situación económica no podía hacerlo de una sola vez, se lo pagaba a plazos y todos los años le echaba algunos kilos hasta completar la manda. Pero nadie, absolutamente nadie, le dejó a deber un solo gramo de trigo a San Isidro. Ahora, afortunadamente, han cambiado mucho las cosas y se ha dado el caso de alguien que le ha llegado a echar hasta 600 kilos de una vez.

VII

A San Isidro el trigo se le ofrenda cuando procesiona el quince de mayo por las calles de Periana. Trigo que se le echa desde balates, balcones y azoteas. Para un hijo de Periana el echarle trigo a San Isidro sea por devoción, tradición o sentimiento se convierte en una ceremonia incomparable, gozosa e inolvidable. Ceremonial que comienza cuando ves que San Isidro llevado por sus portadores, caminando lentamente se acerca hacía el lugar donde te encuentras, al tenerlo frente a ti te sientes en la gloria, lo miras fijamente, te acuerdas de los que ya no están con nosotros, se te hace un nudo en la garganta y le hablas silenciosamente con palabras de agradecimiento o demanda que brotan de lo más profundo de tu corazón, le echas un puñado o un cuartillo de trigo sobre su cuerpo, a continuación viertes sobre su trono el saco o los sacos prometidos, la emoción se apodera de ti, algunas veces, muchas veces, no puedes impedir que se te salten las lágrimas, le pides, le pides tantas, tantas cosas… entre ellas un mundo mejor donde haya pan y paz para todos, salud y trabajo para ti y los tuyos, y te despides de San Isidro prometiéndole que volverás el año que viene.

Si Dios lo quiere
y Vos también
el año que viene,
nos volvemos a ver.

Las promesas que se le hacen a San Isidro no son solamente de trigo, también se echa la promesa, mayoritariamente por mujeres, de acompañarle durante toda la procesión portando una vela, y algunas suelen ir descalzas. En la procesión del año pasado había tres generaciones de una misma familia descalzas: madre, hija y nieta.  Tuve ocasión de hablar con algunas de las mujeres que iban descalzas y, sin ningún pudor, me contaron los motivos que le inducía a ello, motivos que no admiten otro calificativo que el de prodigios o milagros.
VIII

La procesión de San Isidro en Periana, posiblemente, sea la más lenta del mundo. Su trayecto es de 1190 metros y el año pasado tardo en efectuarlo 10 horas y 40 minutos. Salió de la iglesia a las 4 y 34 minutos de la tarde y volvió a las 3 y 14 minutos de la madrugada.  Esto significa un promedio de 111´56 metros por hora. En este tiempo hizo 64 paradas: en balates, balcones y azoteas para que le echaran trigo. Siendo la parada más larga la que efectuó en la puerta de la iglesia que duró 2 horas y 3 minutos.

A esta peculiaridad de ser, posiblemente, la procesión más lenta del mundo. Une otra, la de ser una de las procesiones más penosas de llevar, no por el peso que deben soportar sus portadores, ni por la duración de la misma, sino por el polvo que el trigo que se echa a San Isidro contiene y se esparce sobre ellos.  Al preguntarle a un portador sobre esta cuestión me contestó con las siguientes palabras: “San Isidro en Periana se lleva con el corazón, el hombro es el soporte donde se asienta y el polvo que cae sobre nosotros es como una bendición del cielo”. Decir que en el año 2015, por primera vez una mujer fue portadora de San Isidro.


IX

Os voy a pedir un favor. Levantad la mano quien llame Isidro o Isidra.  El nombre  de Isidro e Isidra está en peligro de desaparecer. En España cada vez es menor el número de niños a los que se les pone el nombre del Santo Madrileño. Según los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística, en nuestro país solamente hay 21.900 hombres que se llaman Isidro, su edad media es 56´4 años y es Barcelona donde más abundan.  Las mujeres llamadas Isidra son 2.776, su edad media 69´7 y Madrid es donde más hay.   El nombre de Isidro no figura entre los cien más utilizados en España. A modo de simple curiosidad os diré que el nombre de Kevin  (por el actor Kevin Costner) lo llevan en España 14.817 personas. Los nombres más comunes en nuestro país son Antonio en los hombres  (727.164) y Maria Carmen en las mujeres (672.523). Esta estadística es del año 2014.

Yo creo que la escasez de Isidros es debido a que ninguna de las personas que celebran su santo el 15 de mayo, ha logrado convertirse en ídolo de masas. Si en la actualidad algún cantante, actor o deportista famoso llevase el nombre del Santo Madrileño la cosa sería muy distinta. El pueblo vecino de Alcaucín intento fomentar el nombre de Isidro gratificando con 500 euros a los padres que se lo pusieran a sus hijos. Cuando aparezca el siguiente estudio sobre los nombres en España nos sorprenderá la cantidad de niños a los que sus padres les han puesto el nombre de un futbolista muy famoso, que está en la mente de todos.
X

El origen de la actual Hermandad de San Isidro Labrador de Periana, he dicho que se encuentra en los Mayordomos de San Isidro 2011, Mayordomos a los que yo le estaré agradecido todos los días de mi vida. LOS MAYORDOMOS DE SAN ISIDRO  son una institución en Periana. Ellos han sido, son y seguirán siendo imprescindibles para que exista San Isidro. En pocas palabras os diré que los Mayordomos son los encargados de darle vida a las fiestas de San Isidro en Periana. Su misión abarcar desde buscar el dinero para la fiestas hasta la organización de las mismas. Durante mucho tiempo fue una organización machista y clasista, a partir de finales de los años sesenta del pasado siglo algo comienza a cambiar. La llegada de la democracia incorpora nuevos aires, los jóvenes se hacen mayordomos y en el año 1987, por primera vez, dos mujeres son mayordomas. Desde entonces nunca han faltado.

XI

Podía pasarme horas hablando sobre el contenido de SAN ISIDRO EN PERIANA: TRADICIÓN, DEVOCIÓN Y SENTIMIENTO, pero el tiempo que me habían asignado para la presentación del libro, sospecho que esta llegando a  su final, sin embargo,  no puedo ni quiero finalizar sin mostrar mi más sincero agradecimiento a todas las personas que han colaborado para hacerlo posible y de manera muy especial al alcalde de Periana. ¡Gracias alcalde! ¡Muchísimas Gracias! Y quiero que todos ustedes lo sepan: los perianenses somos muy afortunados por tener como alcalde a un gran amigo de la cultura. Un gran amigo de la cultura en cuyos genes, al igual que en los de toda su familia, abundan los sentimientos isidriles heredados de su padre, Rafael “De los Muebles”, que tenía pasión por San Isidro. Alcalde, usted, posiblemente, no se acuerde de ello porque era muy pequeño, pero su padre trajo a San Isidro desde Granada. Muchos años después su hermano, José Antonio, lo trajo desde Madrid, y siendo usted la máxima autoridad del pueblo, San Isidro ha sido nombrado alcalde perpetuo de Periana. ¿Puede hacer una familia más por San Isidro? De todo corazón: ¡Gracias, alcalde!

También quiero expresar mi más sincero agradecimiento  a  José Manuel Fernández Ortiz, tesorero y archivero de la Hermandad de San Isidro de Periana, que ha trabajado cientos de horas para maquetar el libro y seleccionar las 533 fotografías que aparecen en el mismo. Gracias amigo José Manuel. Gracias. Muchísimas gracias.

Espero y deseo que la lectura de este libro cumpla el objetivo para el que nació: dar a conocer como vivimos, sentimos y festejamos a San Isidro los perianenses.

Para escribirlo he pasado muchas, muchísimas horas en hemerotecas, archivos y bibliotecas. También he hablado con muchos, muchísimos perianenses. Paisanos que al informarles de mis propósitos todos se mostraron dispuestos a colaborar, y algunos sin ningún pudor me han contado secretos íntimos que comparten con San Isidro. Gracias a todos.

 De todas las personas con las que hablé me causó una impresión especial la conversación  que mantuve con un octogenario que fue emigrante treinta y siete años. Este hombre me dijo que SAN ISIDRO AYUDA A SOBREVIVIR y textualmente me dijo estas palabras: yo me pasaba todo el año esperando que llegase el mes de mayo para coger mis vacaciones, venir a Periana, echarle trigo a San Isidro, disfrutar sus fiestas y visitarlo todos los días para pedirle que me diera fuerzas para aguantar otros 11 meses lejos de mi familia, mi gente, mi pueblo, TRABAJANDO MUY DURO, EN CONDICIONES MUY PENOSAS Y GASTANDO MUY POCO.

Termino. Gracias a lo mucho que he leído sobre el Santo que propicia nuestros encuentros para escribir este libro, he tenido la oportunidad de conocer algo mejor a San Isidro y he llegado a la conclusión de que es un Santo atrayente, cercano, solidario e intemporal. Y creo que en un mundo como el que vivimos, donde la ley de yo a lo mío se impone, hacen falta muchos San Isidros.


Periana, 29 de abril de 2017

No hay comentarios:

Publicar un comentario