supernova

supernova

miércoles, 5 de octubre de 2011

Creación del Archivo Municipal Paco Santos.













En el día de ayer coincidiendo con su onomástica tuvo lugar en la Biblioteca Municipal de Periana la entrega oficial de los documentos históricos recopilados por D. Francisco Santos Arrabal durante más de quince años.
Se ha instalado en la Biblioteca Municipal de Periana un Archivo Histórico en su nombre, en donde están recogidos todos los documentos que D. Francisco ha transcrito, muchos de ellos, desde el siglo XV hasta el XIX principalmente.
Los documentos están clasificados por orden cronológico en 19 carpetas y existen otras dos con documentos inéditos de especial interés.
Todos estos documentos también están digitalizados y archivados en un albúm digital.
Rafael Núñez, Presidente de la Asociación Cultural "La Almazara", nos recordó la figura de Paco Santos de manera detallada centrándose principalmente en su labor de recopilación que tantas satisfacciones le dió. Recorrió durante muchos años los archivos Municipales de Málaga, Vélez-Málaga y Granada que le proporcionarían información importantísima para el conocimiento de la Historia de Periana.
Un hombre que nunca se daba por satisfecho en su afán de completar su pequeño archivo sobre Periana, él mismo ha transcrito cientos de documentos casi ilegibles que en estos momentos reposan en su tierra natal, en el lugar donde ocurrieron los acontecimientos.
Su esposa recogió un merecidisimo diploma en reconocimiento por la labor desarrollada de manera altruista. Periana posee en la actualidad una selección de documentos de incalculable valor histórico y que gracias a D. Francisco está al alcance de todos los perialeños.
También dedicó unas palabras de agradecimiento al Ayuntamiento de Periana por crear este Archivo Municipal en memoria de Paco Santos, a la revista La Almazara por la estrecha colaboración que Paco Santos prestaba trimestralmente y por la amistad que le unía a Rafael Núñez.
Desde este humilde blog agradezco la generosidad de Paco Santos Arrabal y a su familia por ver cumplida la voluntad de Paco, gracias a este gesto todos los perialeños podemos disfrutar de su trabajo, de su esfuerzo y de su constancia.

PACO SANTOS (Homenaje a Francisco Santos Arrabal)

Nos hemos reunido esta tarde del 4 de octubre de 2011 en la Biblioteca Pública Municipal de Periana para recibir el archivo documental de Francisco Santos Arrabal, que será la piedra angular de la constitución de un Archivo Histórico Municipal de Periana. Hay que agradecer al Ayuntamiento su receptividad y el acierto de esta decisión y a la familia de Paco Santos la disposición a hacer entrega al pueblo de Periana del importante acervo documental que Paco ha recopilado en sus últimos quince años de vida.

El protagonista, sin duda, del acontecimiento al que asistimos cuantos nos hemos reunido hoy aquí es Francisco Santos Arrabal, al que siempre hemos conocido como Paco Santos. Esta tarde estamos llevando a cabo la satisfacción de un deseo suyo personal. Fue él quien en vida reiteró su voluntad de que sus archivos fueran donados al pueblo de Periana.
         

Periana fue el centro y razón de su plena dedicación, desde su jubilación profesional hasta el día de su muerte, a la indagación y recopilación de un ingente arsenal de documentación histórica de primera mano, es decir, de material de archivo o de lo que los historiadores llaman “fuentes primarias”.
Quienes se han acercado al oficio de la historia saben de sobras el tiempo, la paciencia y la constancia que requiere la labor de escudriñar los archivos y la ingente tarea posterior que requiere su transcripción, selección y clasificación cronológica y temática. Detrás de cada uno de los cientos y cientos de documentos transcritos que nos ha proporcionado Paco Santos se esconden horas y más horas de consulta y captación de archivos históricos y, asimismo, de paciente labor lectora, transcriptora y sistematizadora en el estudio de casa. No estamos hablando de días o meses, sino de años y años. Este tiempo sin cuento es el que ha dedicado Paco Santos a la labor investigadora de la historia de su pueblo y, en esa misma medida, el que nos ahorra y nos cede gratuitamente a todos quienes nos sentimos y puedan sentirse atraídos por nuestra historia local y regional.

Mucho, pues, tenemos que agradecerle a Paco Santos sus paisanos. Podemos asegurar que su aportación documental resulta imprescindible para el conocimiento y elaboración de gran parte de nuestra historia local –como bien pudimos comprobar quienes participamos en la elaboración de la Historia de Periana publicada por CEDMA- e incluso –hay que insistir- para el conocimiento de buena parte de la historia comarcal. Y hemos de agradecerle asimismo que, a partir de ahora todos los estudiantes, investigadores e interesados en general por la historia local, dispondremos de un material insustituible para un mejor conocimiento y una mayor profundización en los ricos entresijos de nuestro pasado.
     


Lo normal, ante el hecho que acabo de exponer, es pensar que Paco Santos ha dedicado esa parte de su vida a la documentación de la historia de su pueblo porque era un enamorado de Periana, un perianense de toda la vida prendado de su tierra y de su pueblo. La pregunta que suscita este empeño de Paco Santos es que tal empeño no se corresponde ni con el tiempo vivido en Periana ni con su ascendencia familiar. Es una pregunta que algunos nos hemos planteado y que también hemos tratado de contestar.

Francisco Santos Arrabal, en efecto, nació en Periana, al poco de llegar sus padres a nuestro pueblo, a donde fue destinado Don Daciano, su padre, para ocupar una plaza de maestro, su segunda y definitiva plaza en propiedad, el año 1929. Pilar, hermana mayor de Paco, que ahora tiene 83 años, había nacido ya cuando sus padres se establecieron en Periana hace 82 años. Don Daciano ejerció y permaneció, con su familia, en Periana hasta su temprana muerte en 196, pero Paco solo vivió de forma continuada en Periana hasta los 9 años en que ingresó en el Seminario Diocesano para cursar estudios. De los 9 a los 14 años catorce años, que es los que tenía cuando murió su padre, Paco solo pudo mantener viva su relación con Periana durante las vacaciones que tenían los seminaristas. Y, desde entonces, Paco ha vivido ausente de su pueblo.

La familia de Paco no tenía ascendientes en Periana. Su padre, Don Daciano, era del pueblo salmantino de Tardáguila, cercano a la Ruta de la Plata, y su madre, Pura, era del Valle de Abdelajís, aunque ambos se conocieron en el Cortijo el Romeral, en Arroyo Coche, en plena vega de Anquera. Así pues, Paco no tenía más vínculos familiares con Periana que haber nacido aquí y haber vivido aquí su infancia. Sin embargo, esta experiencia vital le marcó de tal modo que, tal y como nos recuerda con regularidad José Manuel Frías en los recuerdos de su niñez que publica en Almazara, los recuerdos y experiencias de infancia fueron para Paco su verdadera patria, el espacio vivido donde pidió que se esparcieran sus cenizas.

Esa es una razón de peso, pero, dado que para una mayoría de humanos la infancia es su verdadera patria personal, la más íntima, debe haber algo más para que Paco mostrara esa pasión por investigar la el pasado de su pueblo a sus sesenta y cinco años, cuando alcanzó la edad de la jubilación, decisión poco común. Sin presumir de chovinismo local podemos argüir, en apoyo de otras razones, que esta tierra tiene –como decía hace unos días, en Loja, el historiador británico Guy Thomson- un aire, una atmósfera, muy singular, que impregna la vida de sus paisanos, como si les imantara.

Y es, quizá también, que este pueblo, como pocos, es un pueblo de aluvión que se constituye por el poblamiento de estas tierras por colonos procedentes de otros pueblos y latitudes y que, desde entonces, no ha dejado de ser así. Los padres de Paco no remanecían de Periana, como no lo eran los padres de otros pocos ni los abuelos, bisabuelos o tatarabuelos de la gran mayoría de sus paisanos. Más pronto que tarde todos los perianenses encontramos un ascendiente que, a lo largo de los dos siglos anteriores, arribó a Periana desde otros pueblos y pueblas vecinas o desde ciudades más lejanas. Quizá Paco, en su apasionante y apasionada indagación documental, se sintió fascinado por la historia de un pueblo que se crea en un flujo incesante por arribada de personas foráneas que aquí encuentran el fin de su extrañamiento y la tierra propicia para forjar sus propias historias personales y familiares; ese fue el caso de su padre, cuyos restos descansan en nuestro cementerio municipal.

Desde hoy contaremos con un archivo, asimismo municipal, que contará con el enorme caudal documental que nos ha proporcionado la labor de Paco y que, satisfaciendo sus deseos, nos aporta Mari Pepa, su mujer, a quien hemos de agradecerle públicamente la plena disponibilidad que, con el soporte de sus hijas, ha mostrado desde el mismo momento de la muerte de su marido.

El material documental que nos entrega hoy la familia de Paco Santos contiene una serie de archivos (cajas o archivadores), numerados del 1 al 19, que contienen documentos relativos a Periana desde el siglo XV al XIX. Todos los documentos se encuentran transcritos y van acompañados de una foto digital del original. Hay otras dos cajas de archivos (A y B), que contienen documentos y copias de publicaciones y trabajos suyos, correspondientes a épocas distintas. El índice de los documentos que contienen estas cajas archivo se encuentra informatizado en un disco duro. Asimismo, todo el material documental, tanto las fotografías de los originales como su transcripción, se encuentra igualmente digitalizado.

Aparte del material documental existente en las cajas de archivos y en el archivo informático, hay una enorme cantidad de documentos recogidos y transcritos en el Libro digital que estaba elaborando y que en tres tomos (Libro 0, Libro 1 y Libro 2) encadena documentos desde el siglo XVIII al último cuarto del siglo XIX.

Hay otros archivos digitales de sus trabajos publicados, principalmente en Isla de Arriarán y Almazara, sobre el origen de Periana, los Baños de Vilo y el Terremoto, que están además encuadernados con anillas. También están digitalizados y encuadernados colecciones de documentos sobre un determinado tema (Terremoto, Baños de Vilo, Cortijo de Guaro-El Chopo, Cortijo de La Muela, Arrebola de Marchamona…). Algunos de estas series documentales se encuentran en su blog y en el de “Periana y Pedanías”.
Por último, entre los documentos encuadernados, están las fotos digitales imprimidas de los dos originales de la Real Ejecutoria de Carlos III (AHN y BN) y las de otras publicaciones, unas inéditas (entre ellas, la Crónica histórico descriptiva de Periana de Carmen Muñoz, 1954) y otras publicadas en ediciones difíciles de conseguir (H. del Pulgar, Agustín Moreno, La Ilustración Española…).

No nos queda sino agradecer una vez más la ingente y generosa labor de Paco, la excelente predisposición de su familia, la decisión del gobierno municipal y la presencia y calor de los aquí presentes, siempre con la esperanza de que la constitución de este archivo municipal sea un estímulo efectivo para que jóvenes y adultos nos sintamos más interesados por el conocimiento de nuestro pasado y más protagonistas de nuestro presente y futuro.

Rafael Núñez
4 de octubre de 2011
MÁS INFORMACIÓN EN LA WEB DE MONDRÓN

No hay comentarios:

Publicar un comentario